Yoga para combatir la obesidad

23 septiembre, 2019
Yoga para combatir obesidad

El yoga es una práctica muy ejercida actualmente como método para conseguir un equilibrio cuerpo-mente, a la vez que aliviamos el estrés o la ansiedad y obtenemos muchos otros beneficios. A través de la ejecución de sus posturas o asanas y con una estricta respiración, tu cuerpo y tu mente se encontrarán en armonía, logrando ser una persona más completa y sintiéndote más plena.

La propia medicina occidental ha confirmado que esta práctica tiene numerosas ventajas y es recomendada habitualmente para luchar contra diferentes problemas físicos y anímicos. Uno de los motivos por los que muchas personas comienzan con el yoga es para combatir la obesidad.

Ante la enfermedad que supone la obesidad, hay que tener en cuenta diversos factores: si se debe a una cuestión médica (como puede ser la tiroides o una predisposición genética), si se produce por una mala alimentación, por ansiedad, estrés o diferentes problemas emocionales (la cual puede conllevar a una ingesta de alimentos excesiva o continuada), o si es debido a la falta de ejercicio o a unos hábitos de vida sedentarios.

Bajar de peso con el Yoga

El objetivo del yoga no es realmente adelgazar, pero sí es una de las diferentes maneras en las que podemos ayudar a nuestro cuerpo a bajar de peso y tonificar nuestro cuerpo. Esto se debe a que con cada asana centralizamos nuestra energía en una parte del cuerpo, trabajando esos músculos en concreto y ayudando a su tonificación y a la liberación de toxinas, consiguiendo también reducir las grasas acumuladas al aumentar el ritmo cardíaco con cada ejercicio. Para ello, es de vital importancia que mientras llevemos a cabo las posturas y los estiramientos, estemos concentrados en nuestra respiración, ya que esta permitirá una mejor oxigenación de nuestras células.

Aunque el yoga sea una excelente práctica con múltiples beneficios, no debemos olvidar que no es un deporte en sí mismo, por lo que nunca igualará a un ejercicio como salir a correr o hacer bici, Zumba o Crossfit. Lo más aconsejable es combinar la práctica del yoga con algún otro ejercicio de fuerza o resistencia, para así conseguir que nuestro cuerpo encuentre el equilibrio más sano con el que adelgazar y sentirnos bien con nosotros mismos.

Dentro del yoga hay distintos grados de dificultad, así como ejercicios más suaves o más dinámicos. Entre ellos, podemos destacar los saludos al sol como asanas para combatir la obesidad, ya que estas posiciones tonifican los músculos al mismo tiempo que aumentan la frecuencia cardíaca.

Beneficios del Yoga

Además, estos ejercicios ayudan sobre todo a reducir la ansiedad o el estrés, y a gestionar nuestras emociones de manera más positiva y sosegada. Esto, al fin y al cabo, es imprescindible de cara a bajar de peso, ya que este muchas veces está relacionado con preocupaciones o momentos de ansiedad, en los que decidimos comer para calmarnos. Por ello, si conseguimos reducir este estrés e intranquilidad, probablemente nos lleve a tener menos ganas de comer y, por lo tanto, a adelgazar poco a poco, además de coger día a día hábitos alimenticios más saludables.

Pero todo esto no servirá de nada si no conseguimos ser constantes y seguir de manera continuada con nuestra rutina de yoga y ejercicio. Lo importante es tener claro nuestro objetivo y ser conscientes de todas las ventajas que nos va a suponer, a nivel físico y emocional. Así, nos motivaremos y querremos continuar. Y si algún día fallas, no te preocupes, somos humanos y es lo más normal. Lo importante es no darnos por vencidos y no rendirse. Si consigues esto, da por seguro que lograrás tener una mente y cuerpo más sanos y, además, perderás peso en el camino.

La alimentación en otoño: Frutos secos
Tabaco y obesidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.